lunes, 13 de mayo de 2013

Miradas de mujer

Hoy me levanté cansada, quizás me levanté así porque estoy harta, harta de ser una mujer precaria, sin trabajo, sin dinero en el banco, sin oportunidades... lo de las oportunidades es algo bastante ilusorio,  tenemos oportunidades pero cómo cogerlas al vuelo sin caerte? cómo saber si esa es la oportunidad de tu vida, si realmente ese trabajo es para ti, si venderte a esa multinacional puede que sea lo último que hagas, o sea como venderse al mismísimo diablo, ¿cómo hacer que tus ideas sean las correctas y así poder encontrar lo que buscas realmente?




Las mujeres caminamos con nuestras miradas por este mundo que nos discrimina, que nos quiere de una manera, que nos educa para que seamos señoritas, que nos traumatiza y no convierte en amas de casa por obligación, pues no quieren nuestra sabiduría en la calle, nos quieren con la pata quebrada, que tengamos hijos que muchas veces no queremos, que limpiemos la mierda de todo el mundo y que cuidemos de todo el mundo menos de nosotras mismas. ¿Que quieren de nosotras? ¿Que esperan de nosotras? esperan muchas cosas, pero no nos dan nada, tenemos que luchar el doble, esforzarnos el doble, ser mucho más exigentes, trabajar el triple para ser valoradas y merecer lo que llevamos toda la vida soñando  y aún así después de conseguirlo somos rechazadas o criticadas muchas veces, por seguir unos ideales,  una meta diferente, un camino abierto y nuestro.



Lo más triste de todo esto es que hay mujeres como muchos hombres, que son machistas y creen en el patriarcado y no se dan cuentan de que se están tirando piedras a ellas mismas y como no, también a nosotras, las feministas y las que luchamos día a día por cambiar el panorama; y no es que quiera ser pesimista, pero esta mañana me he levantado así.

Las miradas son así, cada mujer tiene una, ve la vida desde su objetivo, desde su punto de vista y actúa en consonancia con ello, transmite lo que ha aprendido y visualiza su mundo, no es culpa suya. Como en una pompa de jabón o en una bola de cristal, todo sigue tal y como lo dejó, sigue siendo una princesa encerrada en un castillo, esperando a que su príncipe venga a rescatarla o esperando a que la malvada bruja la dejé escapar a aquel país donde nunca pudo llegar, la princesa de la boca de fresa, la dulce cenicienta, la sumisa bella durmiente, la encantadora doncella que ayudó a la princesa a aguantar en aquella casa que en realidad era una cárcel.





Hay mujeres que hablan y tiran sangre por la boca, envenenadas de ira y llenas de cólera,  hay mujeres que insultan y desprecian, hay mujeres que tragan y tragan, su dolor y el dolor ajeno, que resbalan y tropiezan, que invaden y son invadidas, que critican las vidas de los otros para no ver la suya, que olvidan lo que una vez quisieron para no echarlo de menos, hay mujeres que engordan y sufren por ello, hay mujeres que adelgazan y sufren por ello, hay mujeres que lloran, que gritan, que enloquecen y se sumergen en otros mundos paralelos, hay mujeres que se divierten y juegan, hay mujeres que muerden el polvo y hay mujeres que emprenden el vuelo, hay mujeres que lo dan todo por sentado y hay mujeres que nunca se rinden, hay mujeres florero y mujeres del holocausto, hay mujeres ancianas, mujeres jóvenes y niñas, también hay huérfanas, prostitutas, mujeres que se venden, mujeres acosadas,  mujeres humilladas. hay mujeres de todas las clases, en todas las sociedades que buscan respeto, amor y felicidad.


Puedes encontrarlas en todas partes, puedes ver sus miradas y saber lo que sienten.






 http://www.youtube.com/watch?v=Dyo4tNwNIvQ



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada